jueves, 4 de diciembre de 2008



La última caja


Creo que cada vez que mi Pollito se tiraba en el suelo del comedor por las tardes a tomar la siesta, yo me sentaba en el sillón viejo a mirar esa caja, la última caja.

Sin desarmar, la tenia relegada aun rincón de la habitación donde cumplía la función de sujetar unas carpetas y dibujos que amontoné contra la pared. Realmente pensé muchas veces en sacar las cosas que habían dentro; entre ellas unos libros, fotos, etiquetas, papeles de regalo y un sinnúmero de tonteras que nunca me deshice de ellas porque representaban algo que me había pasado o algún bonito recuerdo fugaz, de esos que esperas que el envoltorio de chocolate te lo haga recordar todo, 5 años mas tarde, donde lo mas cercano al recuerdo que llegas es a la sensación de felicidad que tuviste en ese momento.

Anoche pollito sintió ese olor a chocolate y no se despegó de la caja hasta que la moví para abrirla, ahí esta todo, recuerdos, regalos, fotos y mis libros favoritos, saqué las cosas y las puse en el velador que sujeta la Tele. Después pasamos el resto de la noche viendo TV dentro de la caja.

Era el último pedacito de mí que faltaba.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yy cuando mas

SANJINEZ dijo...

wow!!!
pase de casualidad por aqui y me encuentro con este tu espacio. lindo tu blog y claro tambien tu trabajo.
pasare mas seguido por aqui.
Abrazo