miércoles, 9 de abril de 2008



Bello otoño



Me pediste que saliéramos a caminar y eso hicimos…te pedí que me hablaras de tu vida y nos lo contamos todo, te pedí que fuera mientras Pollito tomaba su siesta, pero se nos fue la tarde.

El otoño ha llegado pero a pesar de todo estaba tibio, el típico viento de la ciudad esta vez se había transformado en una brisa suave y exquisitamente acompañada por el aroma de un café latte, me gusta tu voz y la forma en que te paras frente a mi, y el mirarte hacia arriba me produce abrasarte…nos olvidamos de tiempo un rato y de los deberes en casa, me reí de tus tallas fomes de puro nervio pero a pesar de eso me parecieron lo mas graciosas.

Subiste un piso mas arriba, porque es ahí donde vivo. Y me preguntaste que cuando volveríamos a repetirlo

Pronto, muy pronto : P

2 comentarios:

yaris dijo...

que tierna la historia

Diana Camacho Briceño dijo...

Naty,la historia va muy romantica,esta linda, oye de pura curiosa te pregunto cuál es el regalo de Anie? Bien, te seguiré visitando, hasta el fin de los fines de ésta y otras historias que inventes.

Aplausos...